El cambio climático objetivo principal de la RSC empresarial

Cada vez son más las empresas que se suman a este compromiso medioambiental promovidas por planes y políticas internacionales como es el caso de la Agenda 2030 y el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), programas internacionales que buscan solución a la problemática del cambio climático y el desarrollo sostenible e igualitario de las comunidades.
Otras empresas, lo hacen para ir en consonancia con las nuevas normativas de obligado cumplimiento, como es el caso de la gestión y control de la Huella de Carbono, su estudio, reducción y planes de compensación y comunicación, (Ley Nacional de Cambio Climático y Transición Energética (APLCCTE)).

GREENCO2 CONSULTING – RSC

En cualquier caso, el resultado es similar. Todas las actividades que se realizan teniendo al medio ambiente como eje transversal a las políticas de la empresa se traducen en beneficios directos para la misma (reducción de costes, acceso a subvenciones europeas y fondos, cumplimiento de la legalidad), para el medio ambiente en general y para la ciudadanía, que ve mejorada la calidad de su entorno, repercutiendo directamente en la imagen social de las mismas.
Estos proyectos tienen mucha versatilidad, ya que cada vez son más y más especializadas las empresas que se dedican a realizarlos y que se pueden adaptar de tal forma que se centren en problemáticas ambientales concretas, como la reducción de residuos, mejora de ecosistemas marino y/o terrestres, mejora de la calidad del aire u otros aspectos, a la vez que que conducen sus políticas internas y estrategias empresariales al nivel máximo de exigencia y excelencia.
Sin duda, en situaciones como las actuales en las que el consumidor y la sociedad, cada vez más concienciados con el cuidado del entorno, están exigiendo a las empresas la diferenciación ambiental en cuanto a productos, estrategias y acciones ambientales. Es lógico pensar que un compromiso firme y claro a favor del medio ambiente repercute de manera directa en los beneficios y la imagen de la propia empresa, por lo que las grandes compañías están orientando sus políticas de RSC hacia esta vertiente.
El medio ambiente y la sociedad nos necesitan más que nunca, y es responsabilidad de todos apostar por un compromiso sostenible que permita equilibrar la balanza entre economía y medio ambiente, para que nuestra sociedad pueda permanecer fuerte ante las adversidades futuras.
El papel de las empresas es fundamental en esta premisa, ya que deben convivir de manera sostenible, haciendo posible y compatible medioambientalmente su actividad económica y el entorno que las rodea. Como parte de este compromiso desarrollan su RSC, promoviendo con ello acciones y proyectos de sensibilización, en pro de la mejora medioambiental.

18/01/2021